¿Porque he dejado de ir a la Iglesia?

Anajansi Por Anajansi | El 23 de julio de 2013

Porque he dejado de ir a la iglesia

Dejar de congregarse es un pecado, pero también es un síntoma de un problema más grande en la vida de un cristiano. Un cristiano fervoroso, fuerte, creciente no deja de congregarse. Cuando la “costumbre” de algunos es dejar de congregarse, hay otros problemas a los que nos debemos dirigir:

  • Descuidamos nuestra vida espiritual: Posiblemente hemos enfocado nuestro esfuerzo en las actividades que la iglesia realiza, pero hemos hecho a un lado el uso de las diferentes disciplinas espirituales: orar, ayunar, leer la biblia. Cuando la palabra de Dios pierde importancia en nuestras vidas, perdemos interés en reunirnos con los santos.

  • Tenemos pecados ocultos: Orgullo de pedir perdón o perdonar, resentimiento por algo que hicieron o dejaron de hacer, desilusión frente a algo que creíamos tener. Lo cierto es que cualquiera que sea el sentimiento, es un corazón endurecido por el engaño del pecado, es un corazón dado a la rebelión. Cuando encontramos placer en el pecado, el cristiano extraviado pierde interés en las cosas espirituales como la verdad, la adoración, y congregarse con los santos.

  • No hemos aprendido a esperar: Habíamos estado por años orando a Dios por algo específico y según nosotros le vemos obrar en la vida de todos menos en la nuestra. Dios ha callado a nuestra necesidad y ha guardado silencio a nuestro padecimiento. Para muchos el costo puede ser muy caro.  Pagar este precio puede ser espiritualmente desanimante, así que en lugar de desarrollar paciencia, nos apartamos de Dios. Cuando uno deja de congregarse a causa de la falta de paciencia, esto aún es pecado.

Cuanto más tiempo permanecemos fuera de la iglesia, más fácil nos resulta acostumbrarnos a vivir lejos. La realidad es que el viaje de regreso a la casa de Dios se vuelve  largo y difícil. Muchas veces es hasta después de examinar nuestras vidas en un momento muy oscuro y solitario que tomamos la decisión de retornar.

Incluso entonces, el impulso de retirarse puede ser fuerte. Podemos llegar a pensar que no encajamos, que nadie nos entiende y que posiblemente algunos nos juzgan. Es casi seguro que no hay ni uno que no ha llegado peligrosamente cerca de caer fuera de la iglesia o llegar a hacerlo.

 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir…” San Juan 10:10 (RVR)

¿Entendemos realmente eso? ¿Somos conscientes de que la existencia de Satanás es destruir nuestra esperanza? Para matar la confianza, para robar nuestra comunión.

Nada le gustaría más que convencernos de que no necesitamos la iglesia y que podemos perfectamente vivir fuera de ella, sin embargo, Dios nos exhorta.

Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”  Hebreos 10:24,25 (RVR).

Tenemos que buscar la manera de motivarnos y motivar a otros en Cristo a no evitar la iglesia. ¿Por qué? ¿No podemos amar a Dios si no asistimos a la iglesia? ¿La asistencia a la iglesia de alguna manera nos hace más salvos? Por supuesto que no. Sabemos que la gracia de Dios por medio de la sangre de Jesús nos salva. Pero si no nos reunimos, ¿cómo nos edificamos, alentamos y desafiamos nuestro corazón a creer? ¿Cómo nos mantenemos en pie?

El encuentro organizado en conjunto del pueblo de Dios es su diseño para nuestro crecimiento espiritual. Lo necesitamos.

Con montones de adolescentes que caen fuera de la iglesia, los padres solteros que quedan siendo uno de los más grandes grupos de personas que no tienen iglesia, y miles de personas que afirman no tener religión en absoluto, es crucial que el cuerpo de Cristo permanezca conectado a la casa y se convierta en un apasionado de conseguir que los demás lo estén.

La asistencia a la iglesia no te salva. Pero la vida cristiana se encuentra en la casa de Dios. Es el lugar donde se encuentra el estímulo, se forman amistades y las vidas son desafiadas.

¡Mantente Conectado!

Coram Deo

 

 

Salvacion

Articulos Relacionados
Articulo escrito por


Discípula de Jesús/ Esposa/ Escritora de BlogdeCristo.com/Trabajadora Social/ mi reto diario vivir una vida Coram Deo = en la presencia de Dios. He escrito un total de 30 Articulos en Blog de Cristo