¿Caigo En El Mismo Pecado Siempre?

Will Claros By Will Claros | El 26 de September de 2011

Muchos cristianos hemos cometido una gran error cuando llegamos al punto de solo pensar, en que nosotros solos podemos hacer grandes cosas, como enfrentar batallas difíciles con el pecado.

Mi amigo(a), yo no pretendo condenarte o decirte que eres malo cuando has cometido un pecado terrible porque somos imperfectos, otras personas quizá caen en el mismo pecado que tu estas cometiendo.

Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Gálatas 6:1

Considero que existen dos tipos de perspectiva que existe, en las personas con respecto al pecado que cometen a diario, el cual se puede convertir en un hábito:

  • Los que dicen:-“no le hago daño a nadie, entonces no importa eso”- mostrando un desinterés a ello, sin saber que se están dañando a ellos mismos y también a Dios.
  • Por otro lado también están los que dicen: -“no puedo salir de esto, ¡¡¿¿porque es tan difícil??!!”- se lamentan y se sienten muy arrepentidos.

Ninguno de los dos grupos están cien por ciento bien, aunque el segundo grupo se acerca mucho a lo correcto, pero le hace falta algo, para decir que es un pensamiento sobresaliente, -analicemos-

Las personas del segundo grupo cometen un terrible error ya que ellos creen que pueden hacer las cosas solos, pero, que a caso no se dan cuenta que, ¡Solos no podemos hacer absolutamente nada!

El orgullo es el factor que incide, y la mayor falla que podemos cometer cuando ponemos a Dios en segundo lugar. Cuando llegamos a ese punto es cuando las batallas son fáciles de perder.

En La Santa Biblia se nos muestra un gran ejemplo sobre este asunto y es sobre la historia de  Gedeón un hombre que debía llevar al pueblo de Israel la victoria.

Los medianitas y amalecitas y los hijos de oriente destruían todo lo que los israelitas sembraban y el pueblo se estaba empobreciendo hasta que llegaron el punto de clamar a Dios.

De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová. Jueces 6:6

Y Dios es tan fiel que contesto sus ruegos y envió a un profeta, y la historia continua…

Los guerreros que estaban listos para pelear la batalla contra los medianitas eran muchos:

Y Jehová dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano, no sea que se alabe Israel contra mí, diciendo: Mi mano me ha salvado. Jueces 7:2

Ya se imagina si, en nuestra vida diaria las batallas fueran fáciles actuando nosotros solos contra el pecado, nos golpearíamos el pecho diciendo “solo pude jaja!”

Al pueblo de Israel le iban a subir los sumos, por eso El Señor quiso mostrarles a ellos que no necesitaban tanto ejercito para destruir a sus enemigos, solo ocupaban la fuerza de Dios.

En su momento eran 32,000 guerreros y Dios le dijo a Gedeón que les dijera que los que tenían miedo se regresaran y quedaron 10,000, aun así Dios le dijo a Gedeón que eran mucho entonces, El Señor ordeno que, todos los que doblen sus rodillas para beber agua se regresen y los que lamieran el agua irán a la batalla, al final solo quedaron 300 hombres.

¡Sus enemigos eran una gran multitud!

Y los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente estaban tendidos en el valle como langostas en multitud, y sus camellos eran innumerables como la arena que está a la ribera del mar en multitud. Jueces 7:12

Lo único que Gedeón y sus guerreros hicieron fue sonar las trompetas y quebrar los cantaros como Dios lo dijo por medio de un sueño y los Medianitas huyeron.

Esta es la analogía que quiero hacer:

Gedeón y sus trescientos guerreros = Tu mi querido lector(a)

Los medianitas, los amalecitas y los hijos del oriente = Pecado

Así como Gedeón y sus guerreros nosotros podemos salir victoriosos de los pecados que a diario nos quitan la paz y vivir una vida en el espíritu, pero para ellos debemos clamar con mucha suplica al Señor por eso, los medianitas estaban destruyendo la economía y vida de los israelitas, el pecado también te está destruyendo a ti.

Reto:

Es el momento que te humilles ante nuestro Dios el que creo todo lo que tus ojos ven y lo que no ven y que tiene el poder de hacer y deshacer todo con el poder su voz, arrodillate a Él con suplica y clamor, sabiendo que solos no podemos, únicamente con su poder, que es infinito, si.

Que esto sea una realidad en mi vida y en la tuya

Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. Mateo 21:22

Primero para hacer esto con confianza al Señor reconoce que eres pecador y entrégale tú vida a Cristo, acéptalo como tu único Salvador para hacerte justo delante de Él.

Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. Gálatas 2:16

Haz Clic aquí.

Una vez que has confiado en Jesús como tu salvador tus oraciones serán como fragancia al Señor y tendrás un gran poder contra el pecado.

La oración del justo puede mucho. Santiago 5:16

Dios les bendiga

Salvacion

Articulos Relacionados
Articulo escrito por


Soy un hijo de Dios, testigo personal de Cristo para hablarle a todo el mundo de Él, elegido por Cristo para dar frutos,he sido comprado por precio de sangre, soy posesión de Dios elegido y seguro en Él. He escrito un total de 39 Articulos en Blog de Cristo

Leave a Reply

Your email is never shared.