¿Frío, tibio, o caliente?

Sarai GueSua Por Sarai GueSua | El 7 de junio de 2011

www.BlogDeCristo.com

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Apocalipsis 3:15-17

¿Frio, tibio o caliente? O más directo, ¿tenemos hipocresía cristiana? Y quien mejor para hablar de ese tema que yo… Sí, yo… ¡¡Con mucha vergüenza lo admito!! ¡¡Fui una hipócrita!! ¡¡Alguien tibia!!

Siendo mi primera publicación (esperando no ser la última), quiero contarles esa parte de mi. Yo desde niña fui criada bajo fundamentos cristianos, desde niña fui llevada a la iglesia todos los domingos. Acepté al Señor Jesucristo como mi Salvador cuando tenía 10 años. Mi vida ha sido tranquila, no he bebido ni fumado, no he estado envuelta en pandillas ni nada de eso, no he andado en fiestas… Por decirlo así, mi vida es algo ‘aburrida’ comparada con la vida de muchos.

Dentro de mí, desde ese domingo en que acepté a Cristo, he tenido algo diferente y mejor, solo que no le he dado el lugar que se merece. Déjenme explicarme: He vivido mi vida normal, sólo que he hecho a un lado a Cristo. ¡Que error! Tal vez no estaba envuelta en borracheras ni fiestas, pero en mi casa no mostraba la actitud de una Hija de Dios, desobedecía, era muy rebelde con mis padres, no agarraba consejo de ellos ni de mis guías espirituales, estaba de lo mas pasiva en mi vida espiritual.

Era una ‘Cristiana de Domingos’, donde sólo agarraba mi Biblia para ir a la iglesia, y ahí quedaba botada toda la semana. No la leía, no me interesaba.

Uno de mis mayores problemas (con el cual sigo lidiando), es la música. Me enorgullecía y me halagaba que me dijeran ‘La Rockola’, o ‘El iPod’, porque me las sé todas. Podría considerar como ‘mi adicción’ la música. Yo recién salía de una reunión de mi iglesia e inmediatamente en el carro ya iba escuchando música, de todo tipo, la primera que se me venía a la mente.

Era una persona que dependía de los demás y una vez que dependía de ellas, me dejaba influenciar de ellas. Gracias a eso tomé actitudes peores a las que ya tenía: Mi mundo se basaba en esa persona y me volví más rebelde, llegué a volverme chismosa, los temas de conversación eran sobre las cosas que hacían otras personas.

Con todo lo que he puesto, seguro se les olvidó que yo ¡¡YA TENIA A CRISTO EN MI CORAZÓN!! ¡¡Desde que tenía 10 años!! Nada de esto muestra la actitud de una Hija de Dios, ¿verdad? De nuevo, con mucha tristeza en mi corazón, lo admito.

Todo esto cambió de una forma inimaginable, les cuento: Desde el año pasado he tenido a un primo que también es mi compañero del cole, Daniel Rivera, que insistía a que fuera a la Gran Comisión un martes aunque sea, pues de mi parte las ganas de ir a la iglesia se habían desvanecido.

Ese día se cumplió el 10 de mayo de este año, y durante ese tiempo estaba pasando por un problema que me estaba consumiendo, pues ese problema se hizo pequeño ante las grandes bendiciones que Dios trajo a mi vida. Aunque no me crean, desde ese día he cambiado, mi madre no me ha vuelto a decir que soy desobediente, mis horas en Facebook bajaron considerablemente, he ganado amistades que se basan en el amor de Cristo y no en chismes ni malas influencias, y lo mejor, ¡¡ahora tengo un devocional!! Mi relación con Dios se ha vuelto más profunda y cada día agradezco más y más lo mucho que El me ha dado. ¡Qué agradecida estoy con Dios que me hizo darme cuenta de cómo vivía a mis 17 años!

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.” Eclesiastés 12:1

A todo esto les quiero dejar algo grabado, ¿Qué tipo de vida estás llevando como cristiano? ¿Estudias la Biblia? ¿Cada cuánto oras? ¿Qué tan agradecido(a) estás con Dios por el día que te regaló de vida? ¿Cuáles son tus temas de conversación entre tus amigos? ¿Les estás demostrando que tienes a Cristo en tu corazón?

¡¡Hay que dejar la doble vida!! No solo demostremos que somos cristianos en la iglesia, ¡¡mostrémoslo fuera de ella!! No seamos ‘monedas’, que en la iglesia somos una persona y fuera de ella, solo somos otra persona de este mundo.

¿Cómo dejo de ser ‘tibio’?

Ahora bien, sé que puedes pensar que tu vida es corta y debes vivirla al máximo, que por lo tanto debes experimentar ¡TODO! Lo sé, he llegado a tener ese pensamiento, pero no olvides el versículo que está al principio de esta publicación, ¡¡¡Dios desecha a los tibios!!! Ábrele las puertas a Jesús y verás como sin darte cuenta, empiezas a aborrecer todo lo que te hace tibio. Aquí unos consejos que la Biblia nos deja:

1. Aprovecha el tiempo:

    “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” Efesios 5:15-16

    No desperdiciemos nuestro tiempo en cosas del mundo: Internet, fiestas, chismes, peleas, pandillas, todo esto nos lleva a vivir una mala vida y a sufrir lamentables consecuencias, más bien inviértelo en cosas que agraden a Dios: Orar, leer la Biblia, dar el evangelio y discipular.

2. Haz a un lado TODO lo que te aparte de la Gloria de Dios:

“¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Santiago 4:4.

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.” 1 Juan 2:15.

La Biblia nos dice claramente, que el mundo y sus pasiones nos alejan de Dios, nos hace Sus enemigos, ¡y no creo que tú quieras ser enemigo de Dios!

3. ¡¡Entregarle tu TODO a Él!!:

“Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ella, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento. San Marcos 12:41-44.

¡Qué ilustración de cuánto de nosotros debemos ofrecerle a Él! Dios quiere un sacrificio total –por más difícil que sea- no sólo que le demos un 10% o un 30%, eso es ser tibio. Él lo dio todo por vos, ¿darías tú todo por El?

 

Conclusión:

Si Jesús es nuestro Señor, debemos entregarle todo nuestro ser a Él. Nuestras palabras, nuestro tiempo, nuestros pensamientos, nuestras elecciones, nuestras obras y nuestras actitudes.

“Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos.” Deuteronomio 30:11.

“Porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.” Deuteronomio 30:16.

¡Imagina la influencia que podríamos tener si dejamos de ser tibios y practicáramos entregar TODO de nosotros!

¡Dios te bendiga!

 

Sí no sabes o no estas seguro de a donde iras el día en que mueras, por favor, ¡haz clic aquí!

Sí te gusto este artículo, puede ser que te gusten otros como:

Testimonios: Sara Millares

Testimonios: Daniel Sánchez

¿Soy "Comida de Tortuga"?

¿Descarriado = Perdido?

Salvacion

Articulos Relacionados
Articulo escrito por


Amante de Jesus, nací para amarlo y darle mas Gloria :) Rom 8:28 He escrito un total de 41 Articulos en Blog de Cristo
Sitemap