El Siervo de Abraham: Su Historia y Ejemplo

Mark Z Por Mark Z | El 25 de febrero de 2011

Siervo de Abraham

Un día, Abraham le dijo al criado más antiguo de su casa, que era quien le administraba todos sus bienes:  …” Génesis 24:2a (NVI)

Quizás hayas escuchado alguna vez sobre Abraham, “el Padre de la fe”, los hechos más importantes de su vida están escritos en el libro del Génesis del capítulo 12, cuando Dios llama a “Abram” (en ese momento aún no se llamaba Abraham), al capítulo 25, cuando muere y es enterrado junto a Sara, su esposa; sin embargo se hace referencia a Él en el resto de libros de la Biblia un total de 231 veces y en la mayoría de las mismas se le llama “Padre Abraham”, “linaje de Abraham” o mi favorita, que es la frase que dice “el Dios de Abraham…” (61 veces aparece esta expresión en la Biblia).

Ahora bien, existe un personaje de bajo perfil que jugo un papel trascendental para que esta historia pudiera contarse hasta el día de hoy, y este personaje es del cual estaremos analizando y hablando en este artículo, se trata nada más y nada menos que del "Siervo de Abraham”… Preguntémonos entonces, ¿Para qué necesitó en especial Abraham de su siervo?…, y bien, la respuesta a esta pregunta se encuentra detallada en la historia narrada en el capítulo 24 del Génesis, pero para entenderla debemos conocer un poco más de la vida de Abraham y su historia, misma que describiré brevemente a continuación.

Dios le prometió a Abraham que le daría un hijo y él le creyó esa promesa (Génesis 15:1-6), pero lo importante también en cuanto a esta promesa es que Abraham sería llamado el padre de “muchas gentes”, v.5: “Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.”.

Más adelante, a pesar de que Abraham y Sara cometieron el error de no esperar a la promesa de Dios y decidieron que Abraham procreara junto con Agar (sierva de Sara) a Ismael (Génesis 16:2), Dios continuo fiel con su promesa de darle un hijo a Abraham de Sara, pero a ellos les costo creer la promesa pues ya eran de edad avanzada y Sara era estéril (Génesis 18:11-15), sin embargo como no hay nada difícil para Dios, Él cumplió su promesa y le dio un hijo a Sara (Génesis 21:1-7) y le pusieron por nombre Isaac, que significa “Risa”, ya que Sara se había reído en su interior pensando en que sería madre a su edad.

Ahora bien, ¿Dónde entra el Siervo de Abraham en la historia?, pues como Abraham era de avanzada edad y estaba pronto a morir y él no deseaba que su hijo Isaac se casará con una mujer pagana, encomendó la vital misión a su siervo de ir a la tierra y la parentela de donde provenía para buscarle una mujer a Isaac, ¿delicada misión, eh?, además había una condición súper favorable para el Siervo de Abraham, y es que sí la mujer no deseaba venir en pos de él simplemente quedaba absuelto de la promesa (Génesis 24:8).

Y si la mujer no quisiere venir en pos de ti, serás libre de este mi juramento; solamente que no vuelvas allá a mi hijo.” Génesis 24:8

Gracias a Dios, el Siervo de Abraham encontró a Rebeca y ella estuvo dispuesta a asumir su rol en esta historia para convertirse en la madre “de millares y millares”, si leemos el capítulo 24 del libro de Génesis encontraremos toda la travesía que vivió el Siervo de Abraham para llevar a cabo su delicada misión, pero he aquí algunos de los puntos claves de su servicio y que nos podrían ayudar a nosotros mismos para ser mejores siervos de nuestro Dios:

Es Fiel en Seguir Instrucciones

Entonces el criado puso su mano debajo del muslo de Abraham su señor, y le juró sobre este negocio.” Génesis 24:9

La palabra fiel significa según el diccionario de la RAE: “Que guarda fe, o es constante en sus afectos, en el cumplimiento de sus obligaciones y no defrauda la confianza depositada en él.

La “fidelidad” es una característica indispensable para ser un buen siervo, el Siervo de Abraham juró y puso a prueba su palabra, pero no solamente eso, puso a prueba su fidelidad para con su señor ya que, en el instante en que Abraham le da la misión, él se apresta a cumplirla y sale a su largo viaje (v. 10). 

Encomienda a Dios su Camino

Y dijo: Oh Jehová, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham.” Génesis 24:12

Otra característica importante que se muestra en la historia es que una vez llego al lugar donde habría de buscar a la esposa de Isaac, lo primero que hizo fue encomendar a Dios su búsqueda, ¿Encomiendas primeramente a Dios tus actos de servicio, labores, misiones asignadas, trabajos, exámenes, etc.?,… ¡Todos podemos aprender de la buena actitud del Siervo de Abraham aquí!.

Espera a que la Voluntad de Dios se Manifieste

Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor.” Génesis 24:14

Muchas veces nos es bastante difícil o incomodo esperar, entonces nos “desesperarnos esperando” a que la voluntad de Dios se cumpla, pero vemos en la historia que el Siervo de Abraham no se desesperó y Dios recompensó su fidelidad haciéndole más corta la espera, sin embargo esta claro que el Siervo de Abraham estaba dispuesto a esperar hasta conocer que “Dios habría hecho misericordia con su señor”.

¿Te cuesta mucho esperar a que la voluntad de Dios se manifieste?,… ¡También podemos aprender de esta otra buena actitud del Siervo de Abraham!

Es Diligente en su Trabajo

Y él les dijo: No me detengáis, ya que Jehová ha prosperado mi camino; despachadme para que me vaya a mi señor.” Génesis 24:56

Una vez el Siervo de Abraham hallo a Rebeca y supo que era la elegida por Dios y ella había aceptado ir con él, la familia de la joven deseaba que ella permaneciera algunos últimos días con ella, sin embargo el Siervo de Abraham en lugar de aprovechar para quedarse descansando de su largo viaje emprendido, deseo fervientemente regresar a su señor, ¿Alguna vez has tenido la oportunidad de “hacer algo más” y te has quedado corto?, Vemos nuevamente que excelente ha sido la actitud del Siervo de Abraham de cumplir con su labor lo más pronto posible.

RETO

¡¡Imitemos las buenas actitudes del Siervo de Abraham en las tareas que tengamos todos los días!!

Su importante misión culminó encontrando a “la madre de millares y millares…” (Génesis 24:60)

¡Seamos Fieles, Encomendemos a Dios nuestros caminos, Esperemos que Su Voluntad se manifieste y seamos Diligentes una vez se haya Manifestado!

¡¡IMPORTANTE!!

no sabes donde iras el día en que mueras, por favor has clic aquí

 

Sí te gusto este artículo, puede ser que te gusten:

El Apóstol Pablo

El Apóstol Pedro

Judas Iscariote: ¿Inocente o Traidor?

El Apóstol Juan

Salvacion

Articulos Relacionados
Articulo escrito por


Discípulo de Jesús / Estudiante de Actuación / Blogger @BlogdeCristo / Ingeniero en Sistemas Computacionales / Máster en Dirección Empresarial He escrito un total de 154 Articulos en Blog de Cristo
Publicado en: General 13 comentarios