Confiemos en Dios durante los Problemas

HALH Master Por HALH Master | El 22 de septiembre de 2010

bartimeo

A diario, experimentamos un sin fin de problemas que muchas veces nos llegan a quitar el sueño y las esperanzas de seguir viviendo. Pero así como tenemos problemas a diario, también podemos ser testigos de diferentes tipos de milagros al confiar en Jesús.

Para poder ver como Jesús obra ante los problemas, estudiaremos la historia de un hombre llamado Bartimeo.

Bartimeo era un hombre que era ciego que tenía demasiadas limitaciones físicas y que, a lo mejor también tenia problemas de salud y emocionales debido a su condición.

Vayamos tomando en cuenta lo siguiente:

1. Jesús conocía la condición de Bartimeo.

Después llegaron a Jericó. Más tarde, salió Jesús de la ciudad acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. Un mendigo ciego llamado Bartimeo (el hijo de Timeo) estaba sentado junto al camino. (Marcos 10:46)

El nombre Bartimeo significa: hijo de Timeo, pues a lo mejor este hombre debido a sus limitaciones solo era conocido por ser el hijo de alguien, dándole poca importancia a su ser.

Bartimeo era una persona que estaba condenado a vivir una vida triste y solitaria. A lo mejor dependía de otros para sobrevivir y era utilizado para obtener dinero.

Sin embargo, Jesús conocía en su Omnisciencia la condición de el, y que debido a su Fe, este daría testimonio de su milagro y así muchos confiarían en su Nombre.

Medita: ¿Jesús conocerá tus problemas? ¡Claro que sí!. Jesús sabe nuestra condición lo único que exige es confianza y fe en Él que los puede resolver.

2. La confianza en Jesús es producto de saber realmente a quien le pedimos.

Al oír que el que venía era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí! (Marcos 10:47)

Mientras Jesús iba pasando, Bartimeo le dijo “Hijo de David”, pues este termino solo se le atribuye al Mesías. Entonces el conocía realmente quien era Jesús. Conocía al Dios que le estaba pidiendo y quería experimentarlo.

Medita: ¿Y tu sabes a que Jesús le estas pidiendo? ¿Conoces de su poder y promesas?

3. La confianza en Jesús debe de ser obstinada.

Muchos lo reprendían para que se callara, pero él se puso a gritar aún más: ¡Hijo de David, ten compasión de mí! (Marcos 10:48)

A veces como cristianos, en vez de ayudar a los hermanos necesitados solo le ponemos mas trabas para acercarse a Dios y ese es el caso de algunos seguidores de Jesús según la historia, que solo pensaban en ellos mismos y no les importaba la situación de este hombre ciego.

Sin embargo, Bartimeo sabía lo que Dios podía hacer, e insistió e insistió gritando que tuviera compasión de el, porque sabía que Jesús le podía cambiar la vida.

Medita: A Jesús hay que pedirle, pedirle y pedirle y conforme a su voluntad nos oirá. Dios es nuestro Padre, si nos ha dado tanto, ¿porque no nos dará mas?

4. La confianza en el Señor te hace abandonar tu zona de comodidad.

Jesús se detuvo y dijo: Llámenlo. Así que llamaron al ciego. ¡Ánimo! —le dijeron—. ¡Levántate! Te llama. (Marcos 10:49)

¿Usted cree que Jesús no lo había escuchado desde la primera vez que este hombre había gritado su nombre? ¡Claro que sí! Lo que el Señor quería comprobar era que tan grande era su Fe en Él.

Ahora ¿Se imagina la expresión de felicidad de Bartimeo al saber que Dios lo había llamado para hacer su obra en el? Le volvieron las esperanzas de vivir.

Medita: Se proactivo, diligente y reacciona.

A veces queremos que Dios nos haga milagros de un solo, pero Él no trabaja así, porque también quiere que pongamos de nuestra parte para que pueda obrar.

5. La confianza en Jesús te hace apartar los obstáculos para acercarte a Él.

Él, arrojando la capa, dio un salto y se acercó a Jesús. ¿Qué quieres que haga por ti? —le preguntó. —Rabí, quiero ver —respondió el ciego. (Marcos 10:50-51)

Para el ciego su capa era una herramienta indispensable para poder subsistir, pues esta lo ayudaba a taparse del sol, de la lluvia, ahí guardaba su dinero etc.

La fe de este hombre fue tan grande que sabía lo que quería, y sabía lo que Jesús le haría y por eso arroja su capa sin importarle si la recuperaría o no.

Cuando Jesús le pregunta ¿Que quieres que haga por ti? Simplemente estaba probando a este hombre, pues le podía pedir lo que quisiera, pero únicamente quería que le resolviera su problema de visión.

Medita: ¿Que te esta alejando de Jesús? ¿Que tanto cree usted en Él? ¿Cuanto se sacrifica por buscarlo?

6. La confianza en Jesús no debe de ser solo en los problemas.

Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino. (Marcos 10:52)

Como vemos al final, La fe de este hombre lo sana y le quita el problema que tenía. ¿Se imagina poder abrir los ojos una vez mas y poder contemplar la belleza y la gloria de Dios? ¡Increíble!

Si lo nota, una vez que el Señor lo sana, lo prueba una vez mas y le lanza unas palabras de doble filo al decirle “Que se podía ir” pues quería comprobar si solo lo buscaba por interés o por amor a Él.

Sin embargo, este no se queda solo con el milagro, sino que felizmente decide seguir al Señor.

Medita: ¿Como reaccionas después que Jesús te ayuda? ¿Te vas o le agradeces entregándole tu vida?

Conclusión:

Pueda ser que tu no estés físicamente ciego, pero espiritualmente sí, Por eso debes pedirle a Dios que te abra los ojos a su verdad y a poder tenerle confianza. Te puede ayudar en tus problemas, pero necesita tu fe.

¡Para Cristo nada es imposible! Acércate confiadamente en Cristo y experimenta a diario su poder y veras que te ayudara.

Si te gusto esta entrada, pueda ser que te gusten estas otras:

Todo en Blog de Cristo!!

Salvacion

Articulos Relacionados
Articulo escrito por


Soy una persona cambiada por el Poder de Dios que siempre trata de ayudar a los demás a que reencuentren su primer amor: Jesucristo! He escrito un total de 449 Articulos en Blog de Cristo
Publicado en: General 6 comentarios
Sitemap